Ir al contenido principal

La Cumbre Mundial del Clima de Biden debe incluir un compromiso para abordar las emisiones de metano

5 de abril de 2021 Área de trabajo: Metano

El presidente Biden ha salido al paso del cambio climático. En sus primeros meses como presidente, su administración se ha adherido al Acuerdo de París, ha designado zares climáticos nacionales e internacionales y esta semana ha propuesto un "Plan de Empleo Americano " con amplias inversiones en infraestructuras más ecológicas. Todo esto, sin embargo, es el prólogo de la esperada Cumbre Mundial del Clima del 22 de abril en la Casa Blanca, donde se espera que desvele la nueva y ambiciosa Contribución Nacionalmente Determinada (NDC) de Estados Unidos bajo el Acuerdo de París.

La nueva NDC ofrece a la administración Biden una clara oportunidad de asumir el liderazgo climático mundial y de enviar una clara señal a todo el mundo de que el objetivo correcto es mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados C. Para ello, la NDC debe incluir reducciones agresivas de la contaminación por metano.

La contaminación por metano, emitida habitualmente durante la producción de petróleo y gas, así como en la agricultura, las minas de carbón y los vertederos, calienta el planeta 80 veces más que la contaminación por carbono en 20 años. Es responsable de una cuarta parte del calentamiento global actual, y sus niveles en la atmósfera están aumentando. Pero existe una clara oportunidad para cambiar esta situación. Reducir rápida y drásticamente la contaminación por metano es una necesidad crítica y tecnológicamente alcanzable, y presenta una clara oportunidad para una victoria climática temprana en el camino hacia la consecución de los objetivos del Acuerdo de París.

Según un estudio reciente, Estados Unidos puede reducir las emisiones de metano del sector del gas y el petróleo hasta en un 65% con las tecnologías disponibles actualmente. Reforzando los requisitos para encontrar y reparar las fugas de metano en las instalaciones de petróleo y gas y sustituyendo los equipos anticuados por tecnología de emisión cero, la Estados Unidos podría reducir las emisiones de metano en 7,8 millones de toneladas, lo que equivale a cerrar 170 centrales eléctricas de carbón o a retirar de la circulación 140 millones de coches de gas. Además de los efectos sobre el clima, unas normas estrictas sobre el metano proporcionarían un alivio inmediato a más de 12 millones de personas que viven a menos de media milla de las instalaciones de gas y petróleo, entre ellas un millón de personas de raza negra, al tiempo que se crearían miles de nuevos puestos de trabajo.

Y aunque cualquier esfuerzo para abordar el metano en la NDC es bienvenido, recauchutar los compromisos sobre el metano del nivel de la era Obama sería insuficiente. Al igual que nadie quiere hoy un iPhone 6, la Estados Unidos no debería conformarse con una política sobre el metano de 2016. Incluso si se amplía a los equipos existentes, las normas de 2016 solo reducirían las emisiones en un mísero 20% por debajo de los niveles de 2012, es decir, 5 millones de toneladas más de contaminación por metano al año en comparación con una política ambiciosa. El compromiso de Estados Unidos debe reflejar todos los progresos realizados en los últimos cinco años y encajar en los esfuerzos de la administración Biden no sólo para reconstruir, sino para hacerlo mejor.

Un objetivo estricto en materia de emisiones de metano pondría a la Estados Unidos en buena compañía con sus pares mundiales también. En octubre de 2020, la Comisión Europea dio a conocer la "estrategia sobre el metano" de la UE, señalando el inicio de un proceso para desarrollar una legislación que aborde la contaminación por metano. En 2018, Canadá y México emitieron normas estrictas sobre el metano para el sector del petróleo y el gas, y muchos otros países están considerando seguir su ejemplo. Por la misma razón, un fuerte compromiso de Estados Unidos sobre la contaminación por metano ayudaría a impulsar una acción similar de otros grandes emisores mundiales como China, India y Rusia. Si se ejecuta correctamente, la NDC puede convertirse en el punto de apoyo para impulsar la acción internacional sobre el metano y otros gases.

La mesa está preparada para un fuerte objetivo de metano en el Estados Unidos NDC para el Acuerdo de París.

El presidente Biden hizo de las emisiones de metano un componente central del plan climático con el que hizo campaña. Recientemente, el Congreso revocó la revocación de las normas sobre metano de la industria del petróleo y el gas de la era de Trump ( Estados Unidos ). Y el recién confirmado administrador de la EPA , Michael Regan, dijo a Rolling Stone que se centraría en la reducción de las emisiones de metano.

El mundo estará atento cuando Biden suba al podio para reintroducir el Estados Unidos en la escena mundial. Anunciando un objetivo firme para atajar las emisiones de metano, puede dar un mordisco inmediato a las emisiones de Estados Unidos y dar paso a una nueva era de liderazgo de Estados Unidos en materia de cambio climático.

Este artículo de opinión apareció originalmente en The Hill, el 4/3/2021

Entradas relacionadas

Manténgase informado

Sign up today to receive the latest content, news, and developments from CATF experts.

"*" indica que los campos son obligatorios