Ir al contenido principal

Nuevas normas para el gas: Una buena política, retrasada

24 de abril de 2012

La semana pasada, la EPA anunció nuevas normas de rendimiento de fuentes (NSPS) para la industria del petróleo y el gas natural. Estas nuevas normas son un paso importante y largamente esperado para controlar mejor la contaminación atmosférica emitida por este sector en rápida expansión.

En particular, las normas incluyen las primeras regulaciones federales sobre contaminación atmosférica para los pozos de gas natural fracturados hidráulicamente (fracking). Esto, junto con la nueva reglamentación de otros equipos de esta industria, representa un avance significativo en la lucha contra la contaminación atmosférica, especialmente cuando las previsiones apuntan a una mayor dependencia del gas natural para generar electricidad. Sin estas normas, la contaminación atmosférica procedente de los nuevos pozos y equipos de gas seguiría aumentando; ahora la industria debe empezar a limpiar todo el país. Una vez que la norma entre en vigor, las emisiones de COV, un precursor del smog a nivel del suelo, se reducirán en cientos de miles de toneladas al año; los productos químicos tóxicos como el benceno se reducirán en 12.000 - 20.000 toneladas al año. Y, como beneficio conjunto de las medidas de control de la contaminación necesarias para cumplir las nuevas normas, las emisiones de metano se reducirán entre 1,0 y 1,7 millones de toneladas al año. Por tanto, esta norma acabará proporcionando importantes beneficios para la calidad del aire y el clima.

La mala noticia es que la norma tiene algunas lagunas importantes. La peor laguna es el retraso de dos años y medio del requisito de "terminación verde" de los pozos fracturados, un proceso que evita la emisión de contaminantes a la atmósfera. La EPA consideró que la terminación en verde es el mejor sistema de reducción de emisiones para estos pozos, pero que no puede exigirse hasta enero de 2015. Esto es consternante porque es innecesario. La tecnología de las terminaciones verdes consiste en un conjunto de tanques y trampas, montados en camiones, que utilizan la gravedad para separar el gas natural de los fluidos y sólidos de la fracturación. Si parece sencillo, es porque lo es. También es barato. Los propietarios de más de 1.600 pozos han declarado que los costes son inferiores a 20.000 dólares por pozo. Eso es antes de contabilizar los ingresos generados por la venta del gas natural que capta esta tecnología. De hecho, la terminación ecológica hace ganar dinero a los productores de gas natural. Incluso con los precios del gas muy bajos en estos momentos, el equipo necesario se amortiza rápidamente y su uso evita grandes cantidades de contaminación. Las terminaciones ecológicas son baratas y fáciles, y en varios estados ya son obligatorias.

Entonces, ¿por qué esperar hasta 2015? Bueno, la industria ha presentado muchos argumentos para retrasar, e incluso eliminar, el requisito de terminación en verde. Sin embargo, CATF y otros han demostrado que estos argumentos carecen de fundamento. Por ejemplo, el otoño pasado, el Instituto Americano del Petróleo (API) -un grupo de defensa de la industria- dijo a la EPA que sólo se pueden fabricar 200 conjuntos del equipo necesario para las terminaciones ecológicas al año. ¿Hemos mencionado que se trata de equipos bastante sencillos? La industria petrolera ha desplegado grandes cantidades de equipos en las cuencas de gas de esquisto en los últimos años, por ejemplo, perforando miles de pozos e instalando casi un centenar de estaciones de compresión en un solo estado: Pensilvania. La idea de que esta industria no puede fabricar más que unos cientos de tanques y trampas al año no es creíble.

Como reconoce incluso el API, hoy en día existen 300 conjuntos de equipos de terminación. Utilizando su cifra reciente sobre el número de pozos que requieren fracturación -25.000 pozos al año (frente a los 20.000 pozos al año de sus comentarios de noviembre) sólo se necesitan 700 juegos más de equipos de terminación, ya que un solo juego puede utilizarse en 25 pozos al año. La estimación final de la EPA es que se perforan casi 13.000 pozos de gas al año, por lo que, según esa cifra, sólo se necesitan 220 juegos nuevos. En cualquier caso, un retraso de un año habría sido muy suficiente para que la industria del gas obtuviera los equipos necesarios, que se amortizan por sí mismos, y permiten capturar una grave contaminación atmosférica. A esta industria no le faltan recursos financieros. Por ello, la posición de CATFes que el retraso de 2,5 años simplemente no está justificado por los hechos.

Ahora bien, la EPA no dejó los pozos de fracturación totalmente sin regular durante el período de retraso, y eso es algo bueno, ya que los pozos ventilados son asombrosamente sucios. Mientras tanto, la EPA ha exigido a los productores de gas que quemen los residuos de gas natural de los pozos perforados. Pero la norma final no impone ningún límite o requisito a esta práctica para garantizar que las antorchas se quemen de forma limpia para reducir las emisiones. Sin duda, las antorchas eliminarán muchas emisiones de metano y reducirán algunos COV. Pero sustituirá esas emisiones por dióxido de carbono, humo y otras partículas mortales, NOx y otros contaminantes atmosféricos insalubres. Evidentemente, la quema en antorcha no elimina los problemas de contaminación atmosférica que sufren las personas que viven cerca y que ya padecen los impactos de las perforaciones. No es un control de la contaminación adecuado, y mucho menos de última generación, como reconoció la EPA al basar la norma en el uso de técnicas de terminación ecológicas.

Es más, la EPA también determinó que otras fuentes del sector, como los pozos de gas convencionales, los pozos de petróleo y los equipos de gas natural existentes, seguirán sin estar regulados. Por ejemplo, la EPA ha dado un pase a todo el segmento de transmisión y almacenamiento de la industria del gas natural. Se trata de los gasoductos interestatales que transportan el gas natural por todo el país. Una vez más, este debilitamiento de la norma propuesta respondía a los argumentos de la industria: alegaban que la contaminación atmosférica de los gasoductos y las instalaciones de almacenamiento está demasiado diluida (¡con metano!) para ser regulada. Las reducciones adicionales de COV y metano que habrían resultado de la regulación de esa parte de la industria habrían tenido un coste modesto. Es lamentable que el transporte y el almacenamiento de gas natural, que emite más de 2 millones de toneladas de metano y 65.000 toneladas de COV al año, no estén cubiertos por estas normas.

Probablemente oiremos hablar mucho de los costes de esta norma. Los costes de la norma son muy bajos: en muchos casos, como las terminaciones ecológicas, las medidas exigidas conservan el gas para su venta, lo que puede compensar el coste de la medida total o parcialmente. Sin embargo, la industria ha afirmado que los costes son muy elevados, basándose en argumentos incorrectos. Por ejemplo, el API ha utilizado la cifra exagerada de 180.000 dólares por terminación en verde, que obtuvo argumentando que cada equipo tendría que ser alquilado durante 30 días por pozo. Sin embargo, ningún productor ha informado de costes reales que se aproximen a esa cifra. Además, la estimación del API se basa en la idea poco razonable de que el equipo debe alquilarse por separado durante al menos 30 días para cada pozo, a pesar de que los productores de gas están perforando varios pozos en una sola plataforma que pueden completarse uno tras otro. La finalización de los pozos dura aproximadamente una semana, por lo que no es necesario alquilar equipos durante 30 días por pozo. La cifra del API se basa en esa suposición errónea (y en otras) y es demasiado elevada.

En resumen, la nueva norma de la EPA sobre el petróleo y el gas es una gran mejora con respecto al statu quo, pero es más débil de lo que permiten la tecnología y la economía actuales. Trabajaremos para defender las normas contra nuevos ataques (retóricos y de otro tipo) basados en las afirmaciones incoherentes e inexactas que ya hemos visto. CATF también tiene la intención de seguir trabajando con la EPA, los estados, los socios de la industria y nuestras ONG asociadas para lograr una mayor reducción de las emisiones de la industria del petróleo y el gas. Pocas otras fuentes de contaminación atmosférica y climática pueden limpiarse de forma tan rápida y barata como ésta, y ahí es donde permanecerá nuestro enfoque.

Entradas relacionadas

¡Manténgase al día!

Regístrese hoy para recibir los últimos contenidos de los expertos de CATF .

"*" indica que los campos son obligatorios